Diciembre 2018

Habíamos aprendido a diagnosticar este tipo de tumores antes de tener un dermatoscopio en el bolsillo. Las sospechábamos por su aspecto y localización anatómica. Con la biopsia le poníamos un nombre, y todos tranquilos. 

Si observamos con el dermatoscopio...

 ¿Qué vemos? 

¿Es una lesión vascular?

¿A qué tumores se parece?

Si la quitamos ¿La enviamos a patología?